No se cuestiona que los medicamentos persiguen el tratamiento de enfermedades comunes y habituales en niños pequeños. Ahora bien, siendo cierto que las enfermedades no presentan una periodicidad prefijada, el hecho que se desconozca el momento que surgirá este gasto farmacéutico no le priva de su naturaleza de gasto ordinario ya que no puede considerarse que estos padecimientos sean imprevisibles tratándose de un menor de tres años de edad.

EL GASTO FARMACÉUTICO TIENE CARÁCTER ORDINARIO

AP CÓRDOBA, SEC. 1.ª

AUTO DE 16/12/2016